lunes, 18 de julio de 2011

MASAHIRO SHINODA: UNA RETROSPECTIVA

TEATRO SAN MARTÍN   MASAHIRO SHINODA:   UNA RETROSPECTIVA
13 films en la Sala Leopoldo Lugones

El Complejo Teatral de Buenos Aires, el Centro Cultural e Informativo de la Embajada del Japón y la Fundación Cinemateca Argentina han organizado un ciclo denominado Masahiro Shinoda: una retrospectiva, que se llevará a cabo del lunes 18 al sábado 30 de julio en la Sala Leopoldo Lugones del Teatro San Martín (Avenida Corrientes 1530).

El ciclo estará integrado por trece largometrajes, todos ellos en copias en 35mm y 16mm enviadas especialmente por The Japan Foundation. Con influencias tan diversas como Orson Welles, el teatro kabuki y William Shakespeare, Masahiro Shinoda comenzó su carrera en el poderoso estudio Shochiku, trabajando como asistente de dirección de Yasujiro Ozu. Junto a realizadores contemporáneos como Nagisa Oshima y Kiju Yoshida, fue promovido al rol de realizador en un intento por captar la atención de las nuevas generaciones de espectadores jóvenes, transformándose de esa forma en uno de los arquitectos de la nuberu bagu, la nueva ola japonesa. En 1965, Shinoda abandonaría el confort de los estudios Shochiku para embarcarse en una nueva etapa como cineasta independiente.

Este ciclo se suma a la retrospectiva de Nagisa Oshima, realizada en el pasado mes de enero, y a la exhibición en la Sala Lugones -en el marco del 13º Bafici- de un foco dedicado a Kiju Yoshida, completando de esta forma un completo panorama de la nueva ola japonesa.

La agenda del ciclo es la siguiente:

Lunes 18:                    
El lago seco     (Kawaita mizuumi; Japón, 1960) 
Dirección: Masahiro Shinoda.
Con Shinichiro Mikami, Shima Iwashita, Hizuru Takachiho.
La historia de Shimojo, un joven que disfruta temerariamente de su juventud mientras un torbellino político sacude a la sociedad japonesa, durante la revisión del Tratado de Seguridad entre Estados Unidos y Japón en 1960. Shimojo rompe con sus compañeros del movimiento estudiantil y sueña con actos de terrorismo.
El segundo largometraje de Masahiro Shinoda ayudó a establecer su nombre como uno de los más relevantes dentro de la “nueva ola” de Shochiku y contó con la excelente actuación de Shinichiro Mikami, en el papel de un joven sensible a las diversas contradicciones de la sociedad. La banda sonora fue compuesta por uno de los músicos cinematográficos más destacados de Japón, Toru Takemitsu.
“Este film marca la primera de una larga serie de colaboraciones entre Shinoda y el guionista Shuji Terayama. El lago seco pertenece sin dudas al género ‘película de jóvenes’, en el cual la mayoría de los directores de la nuberu bagu comenzó su carrera. Pero Shinoda y Terayama se enfocan específicamente en la situación política coyuntural de Japón, trascendiendo de esa forma sus raíces genéricas” (David Desser, Eros Plus Massacre).
A las 14.30, 18 y 21 horas (89'; 35mm)

Martes 19:      
Mi rostro enrojecido al atardecer    (Yuhi ni akai ore no kao; Japón, 1961)
Dirección: Masahiro Shinoda.
Con Yusuke Kawazu, Shima Iwashita, Kayoko Honoo.
El tercer largometraje de Shinoda es una sátira caricaturesca sobre la obsesión japonesa con la violencia y el deseo por la cultura occidental. El film (también conocido como Desfile de asesinos) está protagonizado por un contratista de la construcción que contrata a un ecléctico grupo de asesinos profesionales; su misión: eliminar a una periodista de investigación que lo tiene en la mira. Nuevamente, el guionista Shuji Terayama fue el encargado de la historia original, transformada por Shinoda en un verdadero despliegue sensorial, una mezcla de acción, color y música que retoma la irreverencia formal y estilística de Godard y la cruza con el determinismo endurecido del film noir. Un verdadero clásico de la nueva ola japonesa.
A las 14.30, 18 y 21 horas (82’; 35mm.)

Miércoles 20:              
Lágrimas en la melena del león   (Namida o shishi no tategami ni; Japón, 1962)
Dirección: Masahiro Shinoda.
Con Takashi Fujiki, Mariko Kaga, Kyoko Kishida.
Sin dudas, uno de los films visualmente más impactantes de la primera etapa de Shinoda. Con ecos del drama social norteamericano de los años 50, y muchas veces comparada con Nido de ratas, de Elia Kazan, la película narra la historia de un trabajador portuario con aspiraciones de cantante popular. Su situación de intermediario en un conflicto entre el jefe de la compañía y el sindicato de los trabajadores portuarios lo pondrá en una situación sumamente delicada.
“Con una banda sonora de Toru Takemitsu inclinada hacia el rock ‘n’ roll, la película está basada parcialmente en el clásico de Kazan, pero Shinoda no ve al sindicato como corrupto, sino a la estructura empresaria (Shinoda atribuyó el mensaje anti-sindical de Nido de ratas a la fiebre anticomunista de posguerra). Según declaraciones del realizador, el héroe del film está basado en el escritor Yukio Mishima” (David Desser, Eros Plus Massacre).
A las 14.30, 18 y 21 horas (92'; 35mm)
                       
 Jueves 21:                  
Flor pálida  (Kawaita hana; Japón, 1964)
Dirección: Masahiro Shinoda.
Con Ryo Ikebe, Mariko Kaga, Takashi Fujiki.
Considerado por muchos como su primer trabajo absolutamente personal, Flor pálida es la historia de un yakuza que acaba de pasar una temporada en la cárcel. Cansado del rumbo que ha tomado su organización, conoce a una hermosa y enigmática mujer adicta al juego. Lo que comienza como una relación que puede llevar a la redención termina involucrando al joven en un nuevo derrotero criminal. Con música idiosincrática de Toru Takemitsu, pasajes de belleza formal abstracta y secuencias de juego presentadas con un elaborado montaje, Flor pálida fue el largometraje que lanzó internacionalmente la carrera de Shinoda.
“Como un soneto suntuoso al amour fou, Flor pálida sigue siendo la creación más duradera de Shinoda. Con su fusión moralmente turbia de modernismo y caos -autos veloces y atracciones fatales, silencios sartreanos y apogeos operísticos-, el film seguirá siendo un favorito perenne de los aficionados al género y los seguidores del cine-arte” (Chuck Stephens).
A las 14.30, 18 y 21 horas (96’; 35mm).

Viernes 22:
Asesinato         (Ansatsu; Japón, 1964)
Dirección: Masahiro Shinoda.
Con Tetsuro Tanba, Eiji Okada, Eitarô Ozawa.
El año es 1863 y el ambiente que Shinoda describe es anárquico. Las conspiraciones están a la orden del día. Basada en la novela de Ryotaro Shiba, el film describe la vida de Hachiro Kiyokawa, quien responde al gobierno del Shogunato del clan Tokugawa y está a cargo de una difícil misión: combatir a las fuerzas rebeldes que intentan reinstaurar el poder del Emperador. Realista en su descripción histórica, el film sin embargo utiliza notables técnicas modernas para ofrecer una semblanza subjetiva y compleja de este período de la historia japonesa, como así también las maquinaciones cotidianas que apuntalaron su desarrollo.
“Con un uso espectacular de la pantalla ancha, Asesinato se transforma en un potente retrato psicológico y un estudio histórico de profunda riqueza conceptual. Alguna vez el realizador Kon Ichiwawa declaró que éste era sin dudas el mejor film de Shinoda, ‘una crónica histórica brillante y absorbente, en la cual las razones detrás del colapso del gobierno de los shogunes del clan Tokugawa son investigados con sutileza’…” (Joan Mellen).
A las 14.30, 17 y 19.30 horas (104’; 35mm).
                       
Sábado 23:
El espía samurai  (Ibun Sarutobi Sasuke; Japón, 1965)
Dirección: Masahiro Shinoda.
Con Jun Hamamura, Yasunori Irikawa, Shintaro Ishihara.
Años de enfrentamientos terminan con un Japón unificado bajo el orden del Shogunato del clan Tokugawa. El espía samurai Sasuke Sarutobi desea con ansias la paz. Pero cuando un espía de alto rango llamado Tatewaki Koriyama se pasa al bando contrario, el mundo de los samuráis se ve sacudido por nuevas tormentas. Sasuke se verá inmerso en el conflicto muy a su pesar, debiendo rastrear a Tatewaki, mientras una misteriosa figura encapuchada parece perseguirlos a ambos.
“Para Shinoda, en el arte existe una muy delgada línea entre la realidad, o la verosimilitud, y la fantasía. El ‘pictorialismo’ y la teatralidad son cualidades cinematográficas que definen esa línea a partir de la deformación y la abstracción. (…) Como Sanjuro, el personaje de los films de Kurosawa, quien odia a la gente patética pero intenta salvarla de todas formas, Sasuke es tanto una figura genérica como un personaje ordinario, asesino y santo” (Alain Silver, The Samurai Film).
A las 14.30, 17 y 19.30 horas (102’; 35mm).


Domingo 24:
Doble suicidio  (Shinjû: Ten no amijima; Japón, 1969)
Dirección: Masahiro Shinoda.
Con Kichiemon Nakamura, Shima Iwashita, Hôsei Komatsu.
Muchos films japoneses poseen influencias de alguna forma teatral tradicional, pero pocos poseen la fuerza innovadora de Doble suicidio. Adaptación de la obra de teatro bunraku (marionetas) de Monzaemon Chikamatsu, narra la historia de un mercader de papel que sacrifica familia y fortuna merced a su obsesión por una prostituta. El film de Shinoda mantiene las convenciones del teatro kabuki y eleva el nivel de artificio con nuevos añadidos: encuadres excéntricos, composiciones hiper-estilizadas y un notable uso del blanco y negro.
“El énfasis primordial de Shinoda está puesto no tanto en el conflicto entre el deber y la inclinación personal, sino entre la ética y el erotismo. A lo largo del film, el erotismo está ligado indisolublemente a la muerte. (…) El final original de la obra posee una nota humana, pero el cierre del film de Shinoda es más abstracto y desesperanzador” (Claire Johnston).
A las 14.30, 17 y 19.30 horas (104’; 16mm)

Lunes 25:
Silencio  (Chinmoku; Japón, 1971)
Dirección: Masahiro Shinoda.           
Con Shima Iwashita, David Lampson, Mako Iwamatsu.
Dos sacerdotes portugueses desembarcan en una anónima costa japonesa. Muy pronto, serán objeto de una implacable persecución y descubrirán las ominosas razones detrás de la desaparición de otro misionario católico décadas antes. Adaptación de la renombrada novela de Shusaku Endo, Silencio explora el violento conflicto cultural desatado por el arribo de misionarios jesuitas en el Japón del siglo XVII. La dirección de Shinoda, sumada a una reflexiva banda sonora de Toru Takemitsu, aporta una expresión puramente cinematográfica a las paradojas espirituales.
“Filmando con un nuevo negativo de Fuji, Shinoda -ávido admirador de la pintura japonesa clásica- elimina en Silencio cualquier atisbo de saturación de los colores, logrando un estilo similar al de la tradicional pintura sobre madera, enfatizando un sentido de la perspectiva limitado y chato y destacando a los individuos dentro del ambiente que los rodea” (Doug Cummings).
A las 14.30, 18 y 21 horas (129’; 16mm).

Martes 26:
Himiko   (Japón, 1974)
Dirección: Masahiro Shinoda.
Con Shima Iwashita, Masao Kusakari, Rentaro Mikuni.
Según antiguos relatos chinos, Himiko fue una emperadora que gobernó el Antiguo Japón durante el siglo III de la era cristiana. Descripta alternativamente como reina, guerrera, oráculo y sacerdotisa, luego de su muerte un centenar de sus sirvientas fueron enterradas vivas junto a ella. Shinoda analiza a este personaje de la historia y la leyenda en uno de los films más radicales de su filmografía.
“Himiko es una compleja reflexión sobre la mujer y su imagen con muchos puntos de contacto con el cine de Shohei Imamura, particularmente en su exploración de las raíces de la sociedad e identidad niponas. El estilo narrativo fragmentado, la dirección de actores y el osado final de la película se combinan con una sugerencia temática provocativa, centrada en la idea de que todos los elementos religiosos y míticos de la psiquis japonesa contemporánea tienen su origen en el sistema social imperial, revelado aquí como político e ideológico en su origen” (David Desser, Eros Plus Massacre).
A las 14.30, 18 y 21 horas (100’; 35mm)

Miércoles 27:
La balada de Orin   (Hanare goze Orin; Japón, 1977)
Dirección: Masahiro Shinoda.
Con Shima Iwashita, Yoshio Harada, Tomoko Naraoka.
También conocida como Melodía en gris, La balada de Orin narra la historia de una mujer ciega que, desde muy pequeña, debe llevar la vida de una goze, una artista itinerante. La vida de Orin está, en gran medida, rodeada de miseria y dolor, resultado directo de los mandatos morales, sexuales y religiosos de la sociedad japonesa de comienzos del siglo XX.
“Los films europeos se basan en la psicología humana; los americanos en la acción y las luchas del ser humano; los japoneses en las circunstancias. Las películas japonesas están concentradas en aquello que rodea al ser humano” (Masahiro Shinoda).
A las 14.30, 18 y 21 horas (109’; 16mm)

Jueves 28:       
El estanque endemoniado  (Yasha-ga-ike; Japón, 1979)
Dirección: Masahiro Shinoda.
Con Tamasaburo Bando, Go Kato, Tsutomu Yamazaki.
Japón, años 30. Una maestra llamada Gakuen busca a una amiga desaparecida hace tiempo. En la búsqueda, se topa con un misterioso poblado ubicado cerca de un estanque. Una leyenda del lugar dice que si la campana del pueblo no es tocada tres veces al día un espíritu que habita en el estanque, la Princesa Dragón, inundará el pueblo y matará a todos sus habitantes. ¿Cuánto de leyenda y cuánto de verdad hay en ese relato que parece mantener en vilo a los habitantes del extraño lugar?
A las 14.30, 18 y 21 horas (123’; 16mm)

Viernes 29:
Los hijos de MacArthur    (Setouchi shonen yakyu dan; Japón, 1984)
Dirección: Masahiro Shinoda.
Con Masako Natsume, Hiromi Go.
Una mirada sobre el Japón de posguerra visto a través de los ojos de un grupo de niños, integrantes de un equipo escolar de béisbol. A partir de una serie de relatos paralelos, Shinoda reflexiona sobre el estado de la sociedad japonesa en los años posteriores a la derrota bélica y su relación de amor-odio con la cultura americana. La traducción literal del título original podría leerse como “Equipo de béisbol juvenil de los mares internos”.
 “Existe una famosa fotografía del General MacArthur parado al lado del Emperador que deja absolutamente en claro que éste ya no es más un dios. Es obvio que la imagen es un esfuerzo consciente de las fuerzas de la Ocupación por hacer evidente ese hecho. Ésa es una de las razones para el título internacional del film, Los hijos de MacArthur. Ya no son más los hijos del Emperador” (Masahiro Shinoda).
A las 14.30, 17 y 19.30 horas (125’; 16mm)


Sábado 30:
Gonza, el lancero  (Yari no Gonza; Japón, 1986)
Dirección: Masahiro Shinoda.
Con Hiromi Go, Shima Iwashita.
Basada en una obra de Monzaemon Chikamatsu, la historia de Gonza, el lancero ubica al espectador en pleno siglo XVII, durante el Shogunato del clan Tokugawa. La paz reina y un ambicioso y joven samurai llamado Gonza no logra encontrar un trabajo que requiera de sus virtudes marciales. Es por ello que dedica sus días al estudio de la compleja ceremonia del té. En busca de los misterios de esa práctica, Gonza se encuentra una noche a solas con la bella Osai, esposa de su amo ausente. Descubiertos por un rival de Gonza en una situación confusa, deberán huir si desean salvar sus vidas.
Oso de Plata en el Festival de Berlín 1986.
A las 14.30, 17 y 19.30 horas (126’; 16mm)



Informamos que las localidades para la Sala Leopoldo Lugones podrán adquirirse personalmente con seis días de anticipación (incluyendo el día de la función) en las boleterías del Teatro San Martín.
Precio de las localidades en la Sala Leopoldo Lugones $ 12.- Estudiantes y jubilados $ 5.- (Los interesados deberán tramitar su credencial de descuento en el 4° piso del Teatro San Martín, de lunes a viernes de 10 a 16 horas.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada