domingo, 27 de septiembre de 2015

Heinosuke Gosho: el melodrama como una de las bellas artes

Doce films en la Sala Leopoldo Lugones


            El Complejo Teatral de Buenos Aires y la Fundación Cinemateca Argentina, en colaboración con el Centro Cultural e Informativo de la Embajada de Japón, han organizado un ciclo denominado Heinosuke Gosho: el melodrama como una de las bellas artes, que se llevará a cabo del jueves 1º al martes 13 de octubre en la Sala Leopoldo Lugones del Teatro San Martín (Avda. Corrientes 1530). La muestra estará integrada por doce films absolutamente inéditos en Latinoamérica, en copias 35mm y 16mm enviadas especialmente desde Tokio por The Japan Foundation.

El nombre de Heinosuke Gosho (1902-1981) era una asignatura pendiente para la Sala Lugones. Uno de los más importantes realizadores en la historia del cine japonés, activo desde mediados de los años 20 y hasta fines de los 60 y creador de un centenar de películas, Gosho fue uno de los más prolíficos cultores del llamado shoshimin-eiga, término que se aplica a aquellos dramas familiares de las clases trabajadoras que directores como Mikio Naruse y Yasujiro Ozu hicieron propio en varias de sus mejores obras. Con una filmografía tan vasta y expansiva, Gosho supo navegar con buenos resultados otros géneros, desde la comedia física en sus primeras películas (muchas hoy desaparecidas) hasta el melodrama romántico en sus últimos años de actividad.
Heinosuke Gosho nació en Tokio el 1º de febrero de 1902, pocos años después del nacimiento del cine, hijo “ilegítimo” de un prominente empresario tabacalero y una geisha. Su afición por el cine comenzó desde muy temprano y sus biógrafos afirman que los dos realizadores por los cuales sentía mayor predilección eran Charles Chaplin y el alemán Ernst Lubitsch. En 1923 comenzó a trabajar como empleado en los estudios Shochiku, uno de los más antiguos del Japón, bajo el padrinazgo del realizador Yasujiro Shimazu, uno de los pioneros en la historia del cine nipón. Luego de dos años de desarrollarse como guionista obtuvo su certificado de realizador en la misma empresa, debutando en ese rol casi de inmediato e iniciando una carrera que atravesará cinco décadas.
El cine de Gosho es usualmente caracterizado por una mirada humanista y, en palabras de Arthur Noletti –uno de los pocos teóricos occidentales que han escrito sobre él-- es dueño de “una notable compasión y afecto por sus personajes”, además de un “consistente sentido de las injusticias, contradicciones y complejidades de la vida”. Asimismo, y como ocurre con muchos de sus coetáneos en la industria cinematográfica japonesa, la filmografía de Gosho puede ser interpretada como una crónica de algunos de los cambios sociales, económicos y culturales que fueron teniendo lugar en el país con el correr de las décadas. Los doce títulos que integran el ciclo revelan a un realizador de gran elegancia, un cineasta que nunca supedita el estilo a la narración ni hace de la puesta en escena un simple trámite para hacer avanzar la trama. En otras palabras, un cultor del cine clásico bien entendido.
            La agenda completa del ciclo es la siguiente:
Jueves 1º                   La mujer de la niebla
                                   (Oboroyo no onna; Japón, 1936)
                                   Dirección: Heinosuke Gosho.
Con Takeshi Sakamoto, Mitsuko Yoshikawa, Choko Iida.
La esposa de Fumikichi, Okiyo, suele regañarlo por ser algo irresponsable y cuando un grupo de vecinos se acerca para pedir su ayuda sólo puede suponer que no estará a la altura de las circunstancias. Fumikichi demuestra aún más su irresponsabilidad cuando su hermana viuda le pide que ayude a su hijo Seiichi a encarrilar sus estudios universitarios: luego de darle algunos consejos, lo llevará a una recorrida por restaurantes y bares llena de mujeres y alcohol. Sin embargo, cuando Seiichi se vea involucrado en una circunstancia muy seria será el propio Fumikichi quien lo proteja y asuma la responsabilidad por las indiscreciones de su joven sobrino. En La mujer de la niebla la relación de un joven estudiante con una mujer “ligera” pone en tensión ciertas tradiciones familiares; Gosho clama por una mirada más empática hacia ese “otro”, aunque para ello requiere los servicios de un personaje que haga las veces de chivo expiatorio entre dos generaciones.
A las 14.30, 18 y 21 horas (111’; 35mm.)
 
Viernes 2                   Las jóvenes de Izu
                                   (Izu no musumetachi; Japón, 1945)
                                   Dirección: Heinosuke Gosho.
Con Mitsuko Miura, Reikichi Kawamura, Momoo Shimoto.
Kiyoshi, un joven oficial de clase acomodada, es enviado a la Península de Izu, cerca de Tokio. No hay lugar dónde vivir y el templo local permanece lleno de gente que ha debido alejarse de sus hogares como consecuencia de la guerra. Unos lugareños le indican a Kiyoshi que el dueño de un restaurante cercano y padre de dos hijas solteras tiene una habitación libre en su casa. Las relaciones entre los miembros de la familia no volverán a ser las mismas luego de la llegada del nuevo inquilino.
Estrenada el 30 de agosto de 1945, apenas dos semanas después de la rendición nipona, Las jóvenes de Izu fue el primer estreno cinematográfico japonés luego del fin de la Segunda Guerra. Gosho había realizado apenas cuatro películas durante esos años y ninguna de ellas puede ser considerada artículo de propaganda.
A las 14.30, 18 y 21 horas (74’; 35mm.)

Sábado 3                  Donde se ven las chimeneas
(Entotsu no mieru basho; Japón, 1953)
Dirección: Heinosuke Gosho.
Con Ken Uehara, Kinuyo Tanaka, Hiroshi Akutagawa, Hideko Takamine.
Ryukichi y su esposa Hiroko alquilan sendas habitaciones a un hombre y una mujer, Kenzo y Senko. Ryuichi tiene un empleo mal remunerado y su esposa --una viuda de guerra con quien se casó después de la rendición-- ha estado trabajando sin que él lo sepa. Senko trabaja como locutora en una gran tienda y Kenzo como recaudador de impuestos. La vida de los cuatro se verá alterada bruscamente por la visita de Tsukahara, la anterior pareja de Hiroko, quien dejará abandonado a su propio hijo, un bebé de pocos meses.
Una de las obras cumbre en la carrera de Gosho, Donde se ven las chimeneas conjuga en perfecta armonía la reflexión social, el drama personal y el ajustado comentario de usos y costumbres culturales que suelen señalarse como la marca registrada de su cine. Dos de las más grandes actrices del cine japonés clásico,  Hideko Takamine (Las hermanas Munekata, Veinticuatro ojos) y Kinuyo Tanaka (La vida de Oharu, Ugetsu monogatari), comparten cartel junto a un notable reparto de secundarios.
A las 14.30, 18 y 21 horas (106’; 35mm.)

Domingo 4                El gallo canta de nuevo
(Niwatori wa futatabi naku; Japón, 1954)
Dirección: Heinosuke Gosho.
Con Yoko Minamikaze, Shuji Sano, Atsushi Watanabe.
Maeda, un hombre de negocios que intenta revivir la economía de un pequeño pueblo buscando gas natural, se suicida cuando la empresa fracasa. Su madre, al tanto de la súbita propuesta matrimonial que su hijo le había hecho a Fumiko, la culpa por su muerte, como parece hacerlo el pueblo entero. Fumiko tomará la decisión de suicidarse junto a otras dos mujeres que se han trasformado asimismo en parias sociales: Yoko, cuya madre es la amante de un hombre mayor, y Taniko, quien se ha visto forzada a caminar con muletas.
El gallo canta de nuevo fue la tercera colaboración de Gosho con el escritor Rinzo Shiina, cuya prosa abstracta e intelectual parecería ir en contra de las ideas del realizador. Sin embargo, el preciso trabajo de cámara y montaje de Gosho se fusiona con el estilo retórico de Giisha, logrando un costado alegórico en una historia que nunca abandona la mirada cercana, no exenta de humor cotidiano, a la vida de un grupo de personas ordinarias.
A las 14.30 y 21 horas (118'; 16mm)

Dos veces en cierta noche
(Aru yo futatabi; Japón, 1956)
Dirección: Heinosuke Gosho.
Con Shuji Sano, Nobuko Otowa, Hitomi Nozoe.
Bunzo ha trabajado en una fábrica de máquinas de pachinko hasta que una nueva ley lo deja sin trabajo. Preocupado ante la posibilidad de tener que buscar un nuevo oficio, encuentra algo de apoyo en su esposa Akiko, quien permanece alegre y esperanzada. La visita de una sobrina de Osaka, Hatsumi, agrega un motivo más de preocupación al deprimido Bunzo.
El guión de Dos veces en cierta noche, libremente basado en un cuento de Shiina Rinzo, fue el primero que Keiji Hasebe escribió para el realizador, dando inicio a una dupla creativa tan productiva como particular. Hasebe sería luego responsable de los guiones de algunos de los films más complejos de Shohei Imamura. La historia tiene más de un punto de contacto con la de Desde donde se ven las chimeneas, con un hombre y una mujer que, a pesar de estar casados, no terminan de conocerse hasta que una crisis los acerca.
A las 18 horas (100'; 35mm)

Lunes 5                      Dos veces en cierta noche
(Aru yo futatabi; Japón, 1956)
Dirección: Heinosuke Gosho.
Con Shuji Sano, Nobuko Otowa, Hitomi Nozoe.
A las 14:30 y 21 horas (100'; 35mm)

Elegía
(Banka; Japón, 1957)
Dirección: Heinosuke Gosho.
Con Yoshiko Kuga, Tatsuo Saito, Atsuo Takasaki.
A pesar de su trabajo en una compañía amateur de teatro como diseñadora de arte, Reiko ha llevado una existencia vacía desde que desarrolló artritis en uno de sus brazos. Es entonces que conoce a Setsuo, un melancólico arquitecto de quien comienza a sentirse fuertemente atraída. Por accidente, Reiko descubre que la mujer de Setsuo frecuenta a un hombre mucho más joven. Casi al mismo tiempo, Setsuo invita a la joven a pasar un día y una noche juntos.
El triángulo amoroso que se desarrolla entre un hombre casado, su mujer y una joven (notable Yoshiko Kuga, actriz que supo ponerse a las órdenes de Yasujiro Ozu, Akira Kurosawa y Nagisa Oshima) es el punto de partida para un estudio sobre la insatisfacción personal, la incomunicación y la alienación en un pequeño pueblo, en un film de una enorme belleza formal que requiere más de una visión para aprehender por completo todas sus aristas.
A las 18 horas (116’; 16mm.)

Martes 6                    Elegía
(Banka; Japón, 1957)
Dirección: Heinosuke Gosho.
Con Yoshiko Kuga, Tatsuo Saito, Atsuo Takasaki.
A las 14:30 y 21 horas (116’; 16mm)

El cuervo amarillo
(Kiiroi karasu; Japón, 1957)
Dirección: Heinosuke Gosho.
Con Chikage Awashima, Yunosuke Ito, Koji Shitara.
Algunos años después de la guerra un padre regresa al hogar junto a su esposa y su pequeño hijo, a quien nunca había podido conocer. Lo que podría imaginarse como un momento de extrema felicidad es en realidad el comienzo de una conflictiva relación entre los tres personajes. De manera sutil y profunda, alejado de los lugares comunes a pesar de formar parte de un género tradicional del cine nipón (el melodrama familiar), Gosho investiga en El cuervo amarillo los sufrimientos inherentes a la infancia, en particular la angustia de la pérdida, el inevitable enfrentamiento padre-hijo y el fin de la inocencia, anticipando en varios años algunos de los temas de otros films más famosos en la historia del cine, como Los cuatrocientos golpes. Al mismo tiempo, el relato no deja de lado algunos dolorosos apuntes sobre los personajes adultos, en particular los de ese padre que no puede comprender los cambios que tuvieron lugar durante su ausencia.
A las 18 horas (104'; 35mm)

Miércoles 7               El cuervo amarillo
(Kiiroi karasu; Japón, 1957)
Dirección: Heinosuke Gosho.
Con Chikage Awashima, Yunosuke Ito, Koji Shitara.
A las 14:30 y 21 horas (104'; 35mm)

El rifle de caza
(Ryoju; Japón, 1961)
Dirección: Heinosuke Gosho.
Con Fujiko Yamamoto, Keiji Sada, Haruko Wanibuchi.
Adaptación de una novela del reconocido escritor Inoue Yasushi (la tercera en la filmografía de Gosho), El rifle de caza es la historia de una mujer, Saiko, que decide divorciarse de su marido, un encumbrado médico, luego de enterarse de que éste ha tenido una hija con otra mujer. Saiko inicia luego un romance con el marido de su prima, pero una nueva crisis parece a punto de estallar cuando se entera de que su ex marido ha decidido volver a casarse. Gosho y su guionista Toshio Yasumi le dieron una estructura más tradicional a la novela de Yasushi, de formato epistolar difícilmente trasladable al cine; a pesar de ello, la película es sumamente fiel a los personajes, incidentes y temas del texto original.
A las 18 horas (98’; 35mm)

Jueves 8                    El rifle de caza
(Ryoju; Japón, 1961)
Dirección: Heinosuke Gosho.
Con Fujiko Yamamoto, Keiji Sada, Haruko Wanibuchi.
A las 14:30 y 21 horas (98’; 35mm)

Madre, cásate
(Kaachan kekkon shiroyo; Japón, 1962)
Dirección: Heinosuke Gosho.
Con: Michiyo Aratama, Harukuni Sha, Takahiro Tamura.
Mitsuyo vive con su pequeño hijo, Ichiro, en un pueblo de pescadores y logra sobrevivir gracias a su puesto de bebidas. Aunque Mitsuyo siempre le dijo a Ichiro que su padre Senzo había muerto, lo cierto es que la mujer lo abandonó en Tokio para iniciar una nueva vida en la pequeña comunidad costera. Uno de los pescadores del lugar, Takeshi, parece estar interesado en Mitsuyo, y en medio de una lluvia torrencial le pide que se case con él. Ichiro parece contento con la idea, pero la súbita aparición de Senzo, quien desea reconciliarse con su esposa y vender la casa, complicará la situación. Madre, cásate posee varios puntos de contacto con El cuervo amarillo, en particular en su descripción de la psicología del niño protagonista.
A las 18 horas (97'; 35mm)

Viernes 9                   Madre, cásate
(Kaachan kekkon shiroyo; Japón, 1962)
Dirección: Heinosuke Gosho.
Con: Michiyo Aratama, Harukuni Sha, Takahiro Tamura.
A las 14:30 y 21 horas (97'; 35mm)

Una mujer de Osorezan
(Osorezan no onna; Japón, 1965)
Dirección: Heinosuke Gosho.
Con Jitsuko Yoshimura, Keizo Kawasaki, Taiji Tonoyama.
Indudablemente influenciada por La mujer insecto de Shohei Imamura, la historia de Una mujer de Osorezan (también conocida con el título Una bruja inocente) comienza cuando un matrimonio de pescadores decide vender a su hija, Ayako, a un prostíbulo de la ciudad más cercana. Son los tiempos de preguerra y la pobreza y la falta de perspectivas, sumadas a crueles tradiciones difíciles de erradicar, hacen de la joven protagonista una víctima absoluta de las circunstancias. Los dardos de Gosho apuntan en muchas direcciones, pero uno de los blancos predilectos es la superstición generalizada, que lenta pero inexorablemente comienza a cercar a Ayako (otro gran papel de Jitsuko Yoshimura, la recordada protagonista de Onibaba, el mito del sexo, de Kaneto Shindo) hasta la última, dolorosa escena final.
A las 18 horas (98’; 35mm)

Sábado 10                Una mujer de Osorezan
(Osorezan no onna; Japón, 1965)
Dirección: Heinosuke Gosho.
Con Jitsuko Yoshimura, Keizo Kawasaki, Taiji Tonoyama.
A las 14:30 y 21 horas (98’; 35mm)

La madre y sus once chicos
(Kaachan to juichi-nin no kodomo; Japón, 1966)
Dirección: Heinosuke Gosho.
Con: Sachiko Hidari, Kiyoshi Atsumi, Chieko Baisho.
Basada en las memorias reales de Tora Yoshida, La madre y sus once chicos (también conocida con el título Nuestros años maravillosos) es una celebración de diversos aspectos de la vida cotidiana a lo largo de cuarenta años de cambios en el Japón del siglo XX, a través de una serie de eventos dramáticos y no tanto en la vida de una mujer. Es de destacar la aparición, en un rol secundario, del actor Kiyoshi Atsumi, futura estrella de la extensa saga de films dedicadas al personaje Tora-san.
A las 18 horas (103'; 35mm)

Domingo 11              La madre y sus once chicos
(Kaachan to juichi-nin no kodomo; Japón, 1966)
Dirección: Heinosuke Gosho.
Con: Sachiko Hidari, Kiyoshi Atsumi, Chieko Baisho.
A las 14:30 y 21 horas (103'; 35mm)

Banquete
(Utage; Japón, 1967)
Dirección: Heinosuke Gosho.
Con Shima Iwashita, Kyuzo Kawabe, Jin Nakayama.
Suzuko, una mujer de unos veinte años cuyo hermano ha sido marcado como simpatizante del comunismo por el gobierno, comienza a vivir una historia de amor platónico con Taté, un joven alférez que milita en el ala integrista-revolucionaria del ejército. La relación entre ambos continuará con el correr de los años, hasta que Taté decida, junto con su grupo de oficiales, formar parte de una rebelión destinada a acabar con la corrupción imperante en la cúpula del estado japonés: el famoso Incidente del 26 de febrero de 1936, cuyo fracaso puso punto final a la posibilidad de frenar el avance de las ideas imperialistas del gobierno nipón. Realizada sobre el fin de su carrera como realizador dentro del formato del melodrama romántico, Banquete (también conocida con el título Rebelión de Japón) ilumina desde el año 1967 la carrera militarista de la década del 30 que terminaría llevando al país al desastre de la guerra.
A las 18 horas (100’; 35mm)

Lunes 12:                  no hay función.

Martes 13:                 Banquete
(Utage; Japón, 1967)
Dirección: Heinosuke Gosho.
Con Shima Iwashita, Kyuzo Kawabe, Jin Nakayama.
A las 18 y 21 horas (100’; 35mm)







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada