miércoles, 1 de agosto de 2012

Entrevista a SERGIO RENTERO, fundador de CINEMA GOTIKA

Cinema Gotika es una empresa dedicada a la masterización, remasterización y restauración de cine, con los más altos estándares de calidad internacional.
Nació con un grupo de amigos que querían combinar arte y tecnología, y su calidad hoy deslumbra a HBO, Channel Four de Inglaterra y Arte
Canal de Francia, entre otros clientes. Sergio Rentero, su fundador, nos contó la historia de la empresa.







Más Información

¿Cuándo y cómo surgió la idea Cinema Gotika?
Nació en 1996. Los procesos artísticos de video comenzaban a digitalizarse a costos todavía caros pero razonables, y la tendencia indicaba que en unos años todo el cine se manipularía digitalmente. Y fue así. Hoy, las grandes producciones que se pensaban en 35 milímetros, se graban con cámaras digitales. Y en la exhibición, Argentina y Brasil por ejemplo, están encarando proyectos multimillonarios para digitalizar sus salas de cine.

¿Quiénes la crearon? ¿Cómo eligieron el rubro?
Nació como un proyecto colectivo de compañeros de facultad, en el living de alguno de ellos. Nos interesaba nutrirnos exclusivamente del cine y vivíamos una mezcla de arte y tecnología. Me interesó que artistas de la pintura, ilustración y fotografía comenzaran a
formarse en la manipulación digital de imágenes. Yo, por ejemplo, estudiaba dramaturgia y lenguaje informático, iba a los ensayos del Colón por la mañana y a convenciones de HP o Intel por la tarde. En 1999/2000 armamos una sociedad comercial con la ilustradora Alma Acher, que le aportó una impronta visual muy particular.

¿Cual fue la inversión inicial? ¿A qué la asignaron?
No hubo inversión inicial propiamente dicha. Comenzamos con algo de ayuda de nuestros padres más un poco de ahorro propio, y la invertimos en comprar la mejor tecnología que pudimos. Por ejemplo una computadora Pentium Pro (creo que costó unos $1.200 dólares).

¿A qué se dedica la empresa?
Hacemos masterización, remasterización y restauración de cine, con los más altos estándares de calidad internacional. Como socios estratégicos en procesos creativos, entendemos la tecnología, las herramientas y las técnicas para crear cine, TV y
nuevos contenidos, sin importar si se realizó en 2D, 3D, interactivo, transmedia o multilenguaje. Podemos asesorar o proveer servicios high-end en las etapas de desarrollo, rodaje, postproducción, distribución o exhibición.
Como socios estratégicos en negocios, nos sumamos a los proyectos para
generarles más premios, posibilidades y ganancias. Nos involucramos en el desarrollo de proyectos; coproducción; distribución digital; exhibición DCP (Digital Cinema), WEB y NEW MEDIA; consultoría en asuntos de ventas internacionales, comerciales, territoriales y legales.

¿Cómo consiguieron a sus primeros clientes?
Los de la primera época (1996) fueron compañeros de la facultad. Para fines de 1999 comenzamos a hacer producciones de clips y publicidades donde yo dirigí algunos videos. Hacia 2001 revolucionamos el mercado adquiriendo el primer equipo en Argentina y uno de los primeros en el mundo para la postproducción de alta definición (HD, High Definition). Así llegamos al primer largometraje, una película mejicana llamada Nicotina que fue la primer producción integral en HD en Latinoamérica.
Allí nació Cinema Gotika. En el 2004, mientras el estudio comenzaba a crecer en la finalización de películas, nos especializamos en un área descuidada en el cine argentino y latinoamericano: la masterización, remasterización y control de calidad para ventas
internacionales. El primer proyecto en el que aplicamos esos servicios fue La ciénaga (de Lucrecia Martel, realizada en 2001); para sorpresa de compradores internacionales, por primera vez en la historia un master de Latinoamérica cumplía con los estándares y requisitos técnicos y fue aprobado en primera instancia por una de las televisoras más exigentes de Francia. Así continuamos la historia de aprobaciones de decenas de títulos en Estados Unidos, Australia y el resto de Europa.

¿Cuándo y cómo la empresa terminó de definir su área de trabajo?
En el año 2007 vendimos nuestra área de intermedio digital, para dedicarnos exclusivamente a la masterización, remasterización y restauración. Traemos películas nuevas a la vida desde el color, los subtítulos, la masterización y la distribución digital, así como resucitamos documentos históricos o cine clásico.

¿Quién es su competencia, directa e indirecta?
Hacemos un trabajo muy de nicho. India es nuestra competencia más directa, pero nosotros prestamos un servicio más personalizado. El nivel de restauración que ofrecemos sólo se brinda en las cinematecas de algunos países como Suecia, Estados Unidos y Francia.

¿Quiénes son sus socios actuales? Como organizan el trabajo en forma interna?
Mi socia es Gabriela Plazas. Además de socios, somos matrimonio con dos hijas. Los dos trabajamos operativa y gerencialmente: ella se especializa en restauración y administración, y yo en preservación y comercial. Además de lo personal, nos une la pasión por rescatar, restaurar y preservar cine.

¿Cuántas personas trabajan hoy en la empresa?
Somos 15 personas entre personal estable, empleados temporales, y asociados a proyectos.

¿Qué potencial le ven al negocio?
Un gran potencial. El mundo está tomando conciencia que el material audiovisual es la memoria de los pueblos. Y hay economías emergentes que están empezando a pensar en salvar su historia en imágenes y sonido.
Por otro lado, nuestro esquema industrial interesa a los clientes - habitualmente gobiernos- en la restauración y preservación de otro tipo de material como planos, mapas y obras pictóricas. El mejor ejemplo es el de Malasia: luego de confiarnos casi 6 toneladas de material patrimonial único y habiéndoles respondido en calidad, tiempo y
forma, están abiertos a las opciones que puedan nacer de este vínculo.

¿Cuál es el trabajo más emblemático o importante que hayan realizado?
Definitivamente lo encarado con el INCAA TV, el primer canal argentino dedicado íntegramente al cine. Empezó a pasar por nuestras manos la historia del cine de nuestro país. Para ellos estamos remasterizando la imagen y sonido de más de 200 títulos, entre los que se encuentran algunos de los más emblemáticos como “Los Isleros” (1951), “La Trampa” (1949), “Un Lugar en el Mundo” (1992), “Los Martes Orquídeas” (1941) y “Martín Fierro” (1968).

¿Cuál fue la facturación del año pasado, y qué perspectivas tienen para 2012?
De julio del 2010 a junio de 2011 facturamos unos 300.000 pesos, pero el año pasado fue un período de inversiones, para reconvertirnos.
Para este año tenemos una perspectiva de facturación de aproximadamente 1.500.000 dólares.

¿Con qué tipo de clientes han trabajado? ¿A qué países exportan su servicio?
Ya tenemos casi 1.000 horas masterizadas, remasterizadas o restauradas, aprobadas por clientes como (por mencionar algunos) el INCAA de Argentina, el Consejo Nacional de Cine de Ecuador, el Malaysian Film Unit, Pathé o Channel Four de Inglaterra, Lita Stantic Producciones o Patagonik de Argentina, HBO o Disney de Estados Unidos, Arte Canal de Francia, Universe de Hong Kong o Cinemien de Holanda.

¿De qué manera compiten para ganar clientes como Disney?
Cinema Gotika hoy es una de las opciones más confiables y profesionales en masterización, remasterización y restauración, tanto en Latinoamérica como el mundo. Ganamos trabajos en países que tienen inmensas industrias y mucho dinero. Pero para estar adelante, debemos apostar y arriesgar antes que todos.
Buscamos durante años la manera más inteligente de comprar equipamiento y reclutar gente. Por ejemplo, el escáner que adquirimos el año pasado es único en su tipo en Latinoamérica, lo mismo con los últimos sistemas de procesamiento y almacenamiento adquiridos.
Gastamos mucho dinero en tecnología de punta, que homologa nuestra capacidad de investigación y desarrollo. Dos años después vemos esa tecnología ya homologada y con alguna marca foránea que eleva sus costos exponencialmente.
Con la gente pasa algo similar: buscamos profesionales de distintas ramas y no de las lógicas (un Lic. en Comunicación Audiovisual, o un músico), que se convierten en mejores profesionales de la restauración o remasterización que estudiantes de alguna carrera audiovisual. Y, sobre todo, buscamos en todo el país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada